.

.

martes, 25 de febrero de 2014

Día 16 Ascenso a Cerro Piltriquitron

De nuevo en el bolsón en la casa de nuestro nuevo delegado regional para Bolsón, decidimos tomarnos un día de descanso…. Y si un día, pero no 24 hs,  ya que salimos para el Cerro Piltriquitron a las 7 am con la clara intención de retornar a la comodidad del hogar a las 12 am.
Claro está no siempre lo que se quiere, se puede…



Partimos temprano y temprano llegamos a la plataforma, de ahí más se acabó la diversión o al menos la parte fácil, sacamos algunas fotos en el mirador. Y empezamos una trepada por demás interesante, la misma se realiza por una picada de treking que sube al refugio del cerro.
Lo interesante de este lugar es que la geología propia del lugar a logrado que el sendero sea muy fuerte y duradero.


Llegados al refugio, nos tomamos el tiempo para hacer algunas fotos con el unicornio local, bueno en realidad era un caballo blanco pero es tan raro ver un caballo a esas alturas y blanco que bien podría ser un unicornio.



Retomamos la trepada, la última etapa. Es interesante como cambia la topografía, la flora e incluso el clima en tan  pocos metros. Y se pasa  de un bosque cerrado a un bosque abierto y de terminando por un pedrero y la última parte en un acarreo de  piedra. El salvajismo de la montaña en total de expresión.

Fue algo increíble poder hacer cumbre en el cerro, y bajar estilo freeride desde la cumbre para luego pasar a un súper sendero de enduro.

El lugar es mágico, y el código de respeto ciclista, caminantes es notable como se respeta en este lugar.  En la subida simplemente compartíamos el sendero como si fuéramos amigos de toda la vida, en la bajada los que comenzaban a bajar con nosotros no simplemente quedaban atrás en poco tiempo, pero al cruzaros con los trekkineros, simplemente frenábamos para pasar a baja velocidad por donde ellos estaban y por supuesto los caminantes se hacían a un lado.
Esto es un claro ejemplo en el cual se ve como un sedero puede ser compartido y pueden coexistir caminantes y ciclistas.  Fue una buena experiencia, algo a tener en cuenta y que podría ser aplicable a otras zonas de senderos.

Terminamos a las 17 hs, algo un poco más tarde de las 12 am planeadas y un poco más cansados de lo que pensamos originalmente. Caminar, documentar, filmar, y tomar información de estos senderos no es tarea fácil. Pero es algo que aceptamos hacer, como dice el dicho “sarna con gusto no pica”.


Para Ver todas las Imagenes de esta hermosa Travesía   Clic en el Link :

















Día 15 La Confluencia.

Arranco el segundo día en La Confluencia   ya que nuestra estancia era acotada tuvimos que hacer dos salidas el mismo día. Con ese plan tomamos el desayuno típico de La Confluencia que consiste en cebada, puré de manzana, yogurt casero, canela y algunas otras cosas que transforma al desayuno en una inyección de nafta súper, (esperemos que dure todo el día).

Partimos para el Cajón del Azul, con Kelly de guía que nos informó que la subida es larga pero no muy dura……..
 Luego de dos horas  o más, de subidas realmente empinadas (cito: “trepa como una KTM dos tiempos”)  llegamos al refugio del cajón del azul donde abandonamos las bicis para ver el cajón en primera persona. Tras un breve descanso mientras parchábamos una rueda pinchada (gracias duende de las espinas por pincharnos esa rueda y dejarnos descansar), encaramos un sendero por el otro lado del rio, tipo single track, muy bueno que nos dejó en la parte trasera de La Confluencia.


Cuando regresamos nos quedaba el tiempo justo para  un almuerzo,  una ducha y un breve  descanso, finalizado este “coffe brake” partimos nuevamente al centro de esquí Perito Moreno. Esta vez subimos al centro de esquí en camioneta, por suerte, para tomar la bajada que llega, para mi sorpresa,  literalmente hasta la base de La Confluencia.  Fue una hora de bajada estilo AM a puro disfrute. Solo algunos cruces de arroyos hacen bajarse de la bicicleta para poder cruzar.
Como todo  lugar de Patagonia atrás de cada árbol a la vuelta de cada piedra, te sorprende.
 Por ahora dos salidas,  realmente duras, en un día es más que suficiente. Ahora a descansar y preparar todo para volver mañana a Bolsón .
La Confluencia a cultivado la relación con los vecinos colindantes creado las bases suficientemente sólidas, para lograr negociar accesos para la práctica de MTB y el posible desarrollo de senderos sustentables en la zona, lo que es un verdadero impulso para este segmento de turístico que actualmente no está explotado en su máxima capacidad .
La administración de La Confluencia creando estas relaciones logro abrir la puerta para la práctica sustentable de deportes no motorizados.
 Pero estas puertas podrían abrirse para fomentar el desarrollo turístico de toda la localidad,  este  paso  debería ser realizado mediante un acuerdo común entre los vecinos, el municipio de Bolsón, e incluso Hoteleros y  Comerciantes en general.  Tal vez suena un poco utópico, pero desde IMBA sabemos que esto puede ser realidad, que entre todos se puede lograr el cambio y el puntapié  necesario puede ser realizado, implicando mucho menos esfuerzo. Si todos trabajamos juntos no sería acaso una vuelta de tuerca interesante para el desarrollo turístico en la “comarca”?
Esperamos que esto sea una realidad que se concrete dentro de poco. Nuestra puerta está abierta.

Agradecimientos especiales. 

 La Confluencia Wilderness Lodge 
Sr  Marck Jordan
Sr Kelly Jordan 

domingo, 2 de febrero de 2014

Día 14 -Llegamos a Bolson -

Partimos para el Cerro Tronador muy temprano  a la madrugada (3 am) con la intención de comenzar la subida antes de que el sol asome, desayunar en el refugio para lograr arrancar la bajada, justo antes  los turistas empiecen a ascender. Todo el plan funcionaba a la perfección, pero a veces los planes se ven interrumpidos por las reglas. Llegamos al Cerro Tronador y un simple cartel nos cortó todo el entusiasmo y energías que teníamos de para hacer esta travesía.  El cartel claramente decía que se abría el parque a partir de las 10.30, anteriormente  había consultado a  amigos  de Bariloche y no estaban informados sobre este horario.  En fin nuestra salida se vio reducida a solo un paseo en auto. Dimos media vuelta y encaramos para Bolsón.   Días después nos enteramos de gente, que pasa fuera de hora al parque, lamentablemente por cómodo que esto sea, ese tipo de conducta debería ser evitada ya que si el parque tiene un horario y un reglamento es nuestra responsabilidad como ciclistas respetarlo y hacerlo respetar.  Tener una conducta éticamente correcta con el transcurso del tiempo es muy  beneficioso para la comunidad biker. Pero quebrantar los reglamentos solo hace que ese posible beneficio cada vez se aleje más.
Llegando a Bolsón arribamos a la casa de nuestro amigo y voluntario activo de  IMBA Arg  Aldo Vanucci donde desayunamos, organizamos todo, abandonamos la mitad del equipaje y partimos con destino a La Confluencia Wilderness Lodge , donde debíamos encontrarnos con el Sr Mark Jordan quien nos había invitado a conocer  La Confluencia y sus senderos.


  Llegamos a la chacra Warton donde nos buscaron con una 4x4 para bajarnos literalmente al fondo del valle, allí rápidamente descubrimos que La Confluencia Wilderness Lodge, esta haciendo la diferencia en lo que significa la palabra alojamiento.   El cuidado a los detalles hace que sea un destino interesante solo para ver como se puede hacer una construcción con troncos trabajados a motosierra y que queden con una terminación tan fina y delicada que parecieran realizados por un CNC.  La cocina no se queda atrás y es llevada adelante por Guillemina, que es la jefa actual de cocina y quien elabora todos los platos y comidas del lugar con la misma dedicación al detalle que fue dedicada al resto del lodge.
Todo el lodge es manejado por un pequeño grupo de personas que se ocupan de todo, son casi como una familia, logrando una calidez única que invita a los huéspedes a quedarse más tiempo de los programado.

 Nosotros por nuestra parte y con el cansancio que conlleva, levantarse a las 3am para leer un cartel, activamos nuestras reservas de combustible, nos pusimos al atuendo de ciclista de montaña y salimos a trepar el cerro Dedo Gordo,  luego de una hora habíamos llegado solo a la mitad y dado el horario decidimos regresar ya que nos quedaba solo una hora de luz.

Por suerte cuando llegamos al La Confluencia  Guillermina que nos vio entrar con caras de muertos vivos, puso manos a la obra y rápidamente nos preparó una cena deliciosa  que nos cargó las pilas para hacer una pequeña salidita nocturna, un par de turistas americanos nos miraron como diciendo “están locos” pero claro está, creo que ellos no entienden lo que estamos haciendo, y que a veces la pasión se confunde con la locura, incluso a veces la supera por mucho.

Agradecimientos especiales :

Sr Marck Jordan  -La Confluencia
Equipo - La Confluencia 
Guillermina- La Confluencia 
Sr. Aldo Vanucci